Cómo cambiar un plato de ducha por otro

Cómo cambiar el plato de ducha

Los platos de ducha son una parte importante del baño y una actualización puede cambiar totalmente la apariencia de un espacio. Si está planeando reemplazar su plato de ducha, siga estos consejos para garantizar una instalación exitosa.

1. Elija el plato de ducha correcto. Considere el tamaño del baño y el estilo de la decoración. Elija un plato de ducha que se ajuste al tamaño del espacio y combinado con el estilo de la decoración, ya sea moderno, tradicional o algo en medio.

2. Desconecte el agua. Desconecte el suministro de agua antes de comenzar. Esto evitará que el agua se filtre mientras trabaja.

3. Retire el plato de ducha actual. Retire el plato de ducha actual con cuidado. Si está pegado al suelo, puede usar un martillo y un cincel para soltarlo.

4. Limpie el área. Limpie el área de trabajo para eliminar el polvo y los residuos. Asegúrese de que el área esté completamente libre de polvo antes de comenzar la instalación.

5. Coloque el nuevo plato de ducha en su lugar. Coloque el nuevo plato de ducha en su lugar. Asegúrese de que esté alineado con los demás elementos del baño.

6. Fije el plato de ducha. Use una mezcla de cemento para fijar el plato de ducha al suelo. Aplique una capa de sellador para evitar fugas.

7. Conecte el suministro de agua. Conecte el suministro de agua al plato de ducha y encienda el agua para verificar que no hay fugas.

8. Limpie y seque el área. Una vez que el plato de ducha esté completamente instalado, limpie y seque el área para eliminar el cemento y el sellador.

Cambiar un plato de ducha no es una tarea sencilla, pero con la información correcta, todos pueden hacerlo. Siguiendo estos consejos, puede garantizar una instalación segura y exitosa.

¿Por qué se rompe un plato de ducha?

Un plato de ducha puede romperse por una variedad de razones. Una de las principales razones es la falta de mantenimiento adecuado. Los platos de ducha generalmente están hechos de materiales como acero, acrílico, aluminio, vidrio, etc., y necesitan ser limpiados y mantenidos con regularidad para prevenir la acumulación de suciedad y bacterias. Esto puede provocar la corrosión y el desgaste de los materiales que componen el plato de ducha, lo que puede llevar a su rotura.

Otra razón común por la que se rompe un plato de ducha es el uso excesivo. Los platos de ducha no están diseñados para soportar una gran cantidad de peso o presión, y eso puede provocar que se rompan si se usan para apoyarse o para sostener objetos pesados.

También hay casos en los que el plato de ducha se rompe debido a una instalación incorrecta. Esto suele suceder cuando el plato de ducha no se instala de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

Finalmente, la edad del plato de ducha puede ser un factor. Los platos de ducha generalmente tienen una vida útil limitada, y con el tiempo, su material comenzará a desgastarse y a debilitarse. Esto puede provocar que se rompa.

En resumen, hay varias razones por las que un plato de ducha puede romperse. La mayoría de estos problemas pueden evitarse mediante un mantenimiento adecuado, un uso adecuado y una instalación correcta.

Tipos de platos de ducha

En el mercado hallarás una extensa variedad de platos de ducha, lee mucho más sobre sus tipos aquí.

  • Platos de ducha de resina: esta clase de platos de ducha son los mucho más usados hoy día, tienen una textura natural, son resistentes, rápidos y como la seguridad es lo primero, son antideslizantes. Además de esto, ciertas tiendas te dejan personalizarlo.
  • Platos de ducha de piedra: Puedes conseguir este género de platos en grano, cuarcita o mármol, si bien asimismo hay de resina envueltos de pizarra artificial. Si bien estos platos de ducha muestran irregularidades en su textura (exactamente por ser de piedra), o sea lo que mucho más les atrae, puesto que el tacto es muy natural, son antideslizantes y durables en el tiempo.
  • Platos de ducha cerámicos: se identifican por su resistencia a los modelos de limpieza y su durabilidad, además de esto son los mucho más económicos del mercado. El problema que tienen es que son mucho más pesados ​​y complicados de disponer.Un apunte esencial si escoges esta clase de plato de ducha es que te fijes en que tenga alguna rugosidad para eludir accidentes (el nivel de antideslizante es medio) .

Deja un comentario