Cómo colocar un plaid en una cama

Si en algún momento pensaste que tu dormitorio era anodino, incoloro o sin vida, probablemente no te diste cuenta de que debías prestar mucho más atención a la cama. Este mueble es el centro de atención de la estancia y, como tal, necesita un toque ornamental particular. Un óptimo elemento de diseño es el plaid. Esta es una manta que se pone a los pies de la cama y se puede poner como una tira angosta o contemplar prácticamente la mitad inferior de la cama.

Lo idóneo es que sea del mismo color o estampado que cualquier elemento o mueble que poseas en la habitación, como cojines, cortinas, tapizado de sillas, alfombra o aun si tienes papel tapiz, entre los tonos que tener. Si se da el en el caso de que tienes toda la estancia en exactamente el mismo color, puedes sencillamente ofrecerle el toque con el plaid o aun poner unas flores o algún pequeño elemento ornamental que le dé un toque.

Manta estilo twist

Otra forma de poner una manta en cama es ponerla durante una de sus esquinas inferiores. Déjalo caer sobre la esquina con un rápido pliegue en el centro, como una bufanda enrollada en torno a la esquina. Esta es una forma muy simple de ponerte la manta por el hecho de que parecerá que la dejaste allí, pero es muy interesante a la visión. En la imagen observamos un plaid del comercio Casaytextil.

Manta de cama nórdica

Si escoges tener un dormitorio que prosiga la inclinación de decoración escandinava, nada como escoger esta otra manta de cama que te exponemos. Un concepto que nos da la tienda Sokios con una cama norteña plaid, mezclando el blanco y negro con un diseño moderno y original de elementos gráficos.

Deja que la manta cuelgue a los pies de la cama por los lados, tocando el suelo. Coloca múltiples plaids, mantas y colchas de distintas texturas creando un efecto de escala. Una increíble forma de añadir volumen a la cama y hacer calidez.

Deja un comentario