Cómo cuidar un rosal mini en maceta

El día de hoy, en la trastienda de Quedeflores.com, hablaremos de esta clase de rosal que genera rosas pequeñas, asimismo llamadas «rosas de novia». Esta clase de rosales son muy deseables, pero en el momento en que los adquirimos debemos tomar en consideración que fueron forzados a un invernadero, con lo que si se dan a conocer de forma directa a la intemperie tienen la posibilidad de padecer daños. Por este motivo, en el momento de conseguir un rosal miniatura, primero debemos dejarlo en el interior a lo largo de unos días. Ciertos avisos básicos para el precaución de este género de plantas en interior son:

  1. Tienen que tener buena luz, lo idóneo es ponerlas en una ventana orientada al sur, si bien no es positivo que les de el sol. relucir de forma directa sobre él.
  2. Humedad: Esta clase de rosal no medra en un ámbito muy seco, con lo que es útil hacer humedad, por servirnos de un ejemplo, esparciendo agua de forma regular sobre las hojas y cuidando las flores.
  3. La temperatura, que no debe sobrepasar los 20º centígrados.
  4. Y finalmente, poda. Esto es primordial puesto que no debe medrar bastante y se tienen que eliminar las flores viejas.

Detalles para el cuidado del mini rosal

  • Floración: Frecuenta florecer desde principios de primavera hasta finales de verano, si bien esto es dependiente de la pluralidad. Logramos hallar rosas enanas con flores de distintas colores: rosa, blanco, amarillo, naranja, colorado, crema, etcétera. Para alargar la floración cortamos las flores mustias.
  • Anomalías de la salud: Exactamente la misma la rosa habitual, la rosa mini es susceptible al ataque de los ácaros, pulgones y oídio. Requerimos comprobarlo periódicamente para advertir síntomas y tratarlo a la mayor brevedad.
  • A lo largo del intervalo de tiempo invernal deja de florecer y puede perder las hojas.
  • Exposición: Son plantas de exterior y les agrada 4-6 horas de luz del sol directa cada día. Si el sol es profundo en verano, tenemos la posibilidad de resguardarlo a lo largo de las horas centrales del día. Más allá de que no es ideal, asimismo se puede cultivar en interiores en un área bien alumbrada.
  • Sustratos: Las rosas enanas precisan sustratos drenados y ricos en nutrientes. Hay mezclas comerciales concretas para estas plantas, pero asimismo tenemos la posibilidad de realizar nuestras mezclas: 1 una parte de turba negra + 1 una parte de compost/humus + 1 una parte de arena + 2 unas partes de tierra de jardín. Asimismo tenemos la posibilidad de plantarlas de manera directa en la tierra del jardín.
  • Riego: Regaremos todo el cepellón, pero vamos a dejar secar un tanto el sustrato en la área, entre riego y riego.

Prepara el envase para plantar rosales en miniatura

Limpia bien el envase que has escogido para tu rosal en miniatura. Ha de ser un envase con agujeros de drenaje. Si no los tiene, pero se tienen la posibilidad de realizar, siga y taladre ciertos. Si no se tienen la posibilidad de realizar, tirar ese envase, hay que vaticinar un sistema de drenaje a fin de que no se encharque el agua. Ponga una cubierta de grava en el fondo para drenar adecuadamente el agua de riego. Rellena la maceta con una fina cubierta de sustrato, pone en ella el cepellón de la planta y acaba de completar el envase con exactamente el mismo sustrato. Use un óptimo suelo que deje un óptimo desarrollo de las raíces y un óptimo drenaje. En las tiendas vas a encontrar mezclas particulares para rosales, estas son las mejores para iniciar con buen pie tu rosal en miniatura.

Hay muchos géneros de rosas en miniatura con distintas tamaños y hábitos de desarrollo. Escoja una rosa enana que sea correcta para su contenedor y el sitio donde tiene planeado ponerlo. Hay rosales trepadores en miniatura que se ven preciosos escalando a un enrejado u otro soporte de pared. Asimismo son idóneas para sostenerlas con un obelisco, realizando medrar sus tallos hacia arriba y ocupando toda la composición. Pero si deseas cultivarla en urna, por servirnos de un ejemplo, escoge una pluralidad de tamaño mediano pues se amolda mejor a ese género de envase.

El mini rosal como planta ornamental de interior

En un caso así, los cuidados del mini rosal se centran eminentemente en la localización, riego, fertilización, trasplante y poda.

La situación ideal es el sitio mucho más lumínico de la vivienda, cerca de las ventanas, puesto que entendemos que el mini rosal es de todos modos una planta de exterior. La carencia de luz hace una mala floración, colores pálidos en los pétalos de las flores e inclusive el aborto de los botones florales que ya están.

Maceta y tierra para el rosal

el sustrato que tienes que ofrecerle a tu planta ornamental ha de ser nutritivo. No es requisito que tú mismo le des algún género de mezcla, lo destacado es obtener un sustrato universal en la tienda que tenga algo de compost y fibra de coco. Esto dará nutrientes a lo largo de unos meses.

Pero para sostenerlo precioso y floreciente en los próximos años, debemos utilizar fertilizantes caseros. Mucho más adelante les mostraré de qué manera hacerlos. La maceta debe contener por lo menos diez litros de tierra a fin de que se desarrolle apropiadamente. Cuanto mucho más grande sea la maceta, mejor van a poder realizarse las raíces en la tierra. Asimismo es esencial que tenga un óptimo drenaje.

Deja un comentario