Cómo curar la corteza de un árbol

Jose Luis tiene una mimosa enferma con la corteza arrancada y el suministro de savia interrumpido. Tiene graves daños y, además de esto, hay rastros de que un parásito se está utilizando de esta situación y también procura entrar a la medula del árbol. Otro inconveniente que se muestra es que está mal podado y esto crea nuevos focos de bacterias muy sabrosos.

Para sanarlo, comenzamos por sanar lesiones, realizando cortes limpios y sacando la corteza seca. Entonces lo sellamos con una masilla particular que nos venden en cualquier tienda experta en jardinería y plantación. Si no lo podemos encontrar o si nuestra billetera no lo deja, tenemos la posibilidad de emplear arcilla con algo de azufre o cobre, que ocasionalmente va a hacer lo mismo.

La prueba determinante: ¿está vivo mi árbol?

Quisiera que con estos consejos logres eludir el mortal desenlace. Si pese a todo, aún te cuestiones si ese árbol que plantaste con tanto amor prosigue vivo -lo siento-, estas advertencias te asistirán a aclarar tus inquietudes.

Lo más esencial es conocer si la savia prosigue circulando bajo la corteza. De qué forma…? Primero, rasca en una rama. Si descubres tejido verde, ¡especial! ahora has afirmado que tu árbol prosigue «entre nosotros». Quizá logres realizar algo por él. Pero si no es de este modo, no te desesperes, haz exactamente la misma comprobación en el maletero. Posiblemente haya escogido una rama seca.

Masilla o pasta cicatrizante

En el momento en que se poda o se rompe una rama por el viento o por algún otro fundamento, se muestra una parte de los tejidos internos de la planta que no posee protección Son susceptibles de contraerse infecciones La mejor forma de contribuir a un árbol a sanar estas lesiones es aplicarle pasta cicatrizante. Es una masilla que resguarda la región de la humedad y tiene un ingrediente fungicida que evita la aparición de moho. La masilla hay que utilizar sobre toda la área de la herida, usando una espátula limpia, intentando dejarla absolutamente cubierta.

Son pastas protectoras desarrolladas de forma exclusiva desde ceras y resinas naturales, sin otro producto químico. Se aplica sobre el borde de la herida y actúa como agente impermeabilizante, eludiendo la entrada de humedad y la propagación de hongos dañinos.

Primeros síntomas

Los primeros signos visuales se muestran en la corteza, con apariencia de pequeñas gotas, especialmente cuando los árboles son aún jóvenes. La infección frecuenta manifestarse en el final de la temporada, pero los síntomas tienen la posibilidad de no manifestarse hasta la primavera siguiente, singularmente en el momento en que el material gomoso hace aparición en toda la área inficionada, tanto en el leño como en las ramas de la planta. durazno.

Deja un comentario