Cómo forrar el interior de un bolso

Nos encontramos en plena temporada de bodas. Y además del obsequio que harás, toca meditar en lo que te marchas a poner… Y hay tantas cosas a tomar en consideración (ropa, zapatos, bisutería, bolso…) que en ocasiones se precisa bastante a fin de que quepa todo.

Pero el día de hoy deseamos guiarte un tanto con este tema. Aconsejamos llevar a cabo su bolsa para acontecimientos. Conque no vas a tener inconvenientes para conseguir uno que se ajuste a ti. Lo haces tú y el inconveniente se solventa 😉

Cuero artificial con aislamiento: refinado y muy elegante

La bolsa para tu tupper ha de ser de tu gusto y además de esto práctica, simple de adecentar y fuerte. Hay gente que sí precisa llevar asa -otras no por el hecho de que se la meten en el bolso o en la mochila- y que sea isotérmica, pero de ahí que te debes constituir con una nevera portátil de camping. Con la lona termoaislante puedes revestir algún otro género de lona -introduciendo polipiel o piel- de forma que por fuera parezca un bolso de diseño y por la parte interior parezca un frigorífico eficaz que resguarda tus alimentos del frío y el calor mientras que te pones a trabajar .

¿De qué manera emplear el estabilizador?

Para utilizarlo hay que plancharlo primero, en tanto que al planchar se encoge un tanto el tejido pegado. Así eludimos que se encoja en el momento en que acabemos con nuestro diseño.

Para plancharlo hazlo a temperatura media y con movimientos veloces. Como es completamente sintético, se puede fundir. Asimismo puedes ponerle un paño encima y planchar mucho más despacio.

Espuma Estabilizadora:

se pegaría con un pegamento particular a la parte carne de la piel, en la una parte de atrás, para ofrecerle mucho más seguridad a la bolsa, ahora su vez menos elasticidad.

Es un material elaborado desde un conglomerado de restos de cuero que quedan como una lámina tras un desarrollo de fusión que se usa en partes comprometidas del bolso, esto es en zonas que están bastante en la apertura y cierre por servirnos de un ejemplo. En las ubicaciones de cierre (la apertura del bolso para remarcar y sostener la manera en esa región, sea con o sin cremallera), donde hay cierres imantados que dejan abrirlos y cerrarlos cientos de ocasiones sin que se rompa la piel se daña , desfigurado o rasgado; en el fondo de la bolsa, si deseamos añadir algo de seguridad o mucho más dureza a fin de que aguante el peso de lo que le pongamos; etcétera.

Deja un comentario