Cómo guardar la leña en el exterior

Para bastantes hogares, una aceptable chimenea es homónimo de calidez y cobijo en el momento en que llega la temporada de invierno. Aparte de proveer calor, asimismo nos asiste a achicar la factura de la luz.

Es esencial que la leña se almacene adecuadamente para sostener su efectividad. Si tienes una estufa o una chimenea, este producto te va a abrir la cabeza a un sinfín de ideas creativas para guardar leña en tu hogar o en cualquier sitio que quieras.

De qué forma guardar leña

Opuestamente a la creencia habitual, guardar leña adecuadamente no es exactamente lo mismo que sencillamente apilar los leños en un rincón de la salón de almacenaje o en un soporte de leños. Considera que la leña es el comburente que sostiene tu estufa andando adecuadamente y da ese calor que provoca que la vivienda sea tan cómoda en invierno.

Para esto, la leña debe tener una humedad inferior al 21% y estar secada entre 1,5 y 2 años. Estas 2 condiciones van a hacer que se prenda adecuadamente y produzca mucho más calor. Una vez claro esto, ¿de qué forma hay que guardar la leña? Estos son ciertos avisos.

Cuidado al amontonar la leña

Frente todo, es conveniente guardar la leña en pilas equilibrados y seguras que aseguren un simple ingreso y más que nada seguridad para los integrantes del hogar. Es conveniente no llevar a cabo pilas de sobra de un metro o de un metro veinte centímetros, a fin de que el peso sea menor en el caso de caída y no suponga un mayor peligro. Puedes hacer una composición de madera permanente donde apilar los leños mucho más gruesos en la base y eludir desequilibres, poniendo mucho más prominente los leños medianos y finalizando con los mucho más delgados, eludiendo siempre y en todo momento realizar un pilar altísimo para eludir que obstruya el ingreso. Nuestra sugerencia es que dimensione 2 pilas a fin de que logre entrar a los leños mucho más gruesos y mucho más delgados, según sea preciso, para no poner en una situación comprometedora la seguridad de la pila.

Resguardar la leña de la intemperie

Para resguardar la leña de la nieve o la lluvia, lo destacado es usar una cubierta para leña. Esto impide que se moje y deja una aceptable circulación de aire para contribuir a que se seque.

Ahora les muestro la funda para leña que en lo personal empleo y sugiero:

De qué forma almacenar la leña en el exterior

  • Halla un espacio conveniente: Si tienes un pequeño granero o cobertizo sería el sitio ideal, pero si no posee uno, cuando menos el suelo está nivelado para apilarlo apropiadamente.
  • Poner un trozo de plástico en el suelo y encima: a fin de que la leña no absorba la humedad del suelo. E inclusive si está en el exterior sin cobijo, hay que ponerlo encima para resguardarlo de la lluvia o la nieve.
  • Apila con los troncos mucho más secos arriba: de esta manera tienes los troncos preparados para tirar a la chimenea por el lado mucho más alcanzable y además de esto los troncos menos secos debajo se secan mientras que continúan guardados.

Si no tienes un área exterior para almacenar la leña, guárdala en tu casa.

Deja un comentario