Cómo hacer que una puerta cierre bien

Transcurrido un tiempo, las bisagras de las puertas, adjuntado con otros complementos como marcos, manijas y otros complementos de las puertas, empiezan a gastarse. Y como resultado dan rincón a una puerta que abre o cierra mal, que raspa el suelo, que no encaja en el marco, etcétera.

Puertas interiores que no cierran bien

Si las puertas interiores no se cierran con solo empujarlas y debemos asistirlas bajando la manilla, es pues los pasadores de bloqueo u elementos cerrados no entran en las aberturas metálicas.

Para arreglar esto, es suficiente con agrandar este último si es requisito, desmontando la cerradura y empleando un cincel para achicar el orificio en el que se introduce, hasta el momento en que vuelva a cuadrar sin inconvenientes.

Cambiar la situación del cerradero

Lo difícil de mudar la situación de un cerradero es que hay que realizar algo con los orificios de los tornillos viejos. La novedosa situación de la placa de encontronazo va a ser típicamente precisamente 1/8 de pulgada mucho más baja, lo que quiere decir que hay una buena oportunidad de que los tornillos nuevos se introduzcan en los agujeros de los tornillos viejos, lo que va a crear piezas sueltas. Naturalmente, siempre y en todo momento puedes poner ciertos tornillos horripilantes de 3 pulgadas en la placa de contacto y aguardar que no se suelten, pero hay otra forma menos combativa de llevarlo a cabo que quiero.

Para este caso de ejemplo, tomé fotografías de la parada de una exclusiva puerta exterior que instalé en mi casa. El inconveniente con mi placa de contacto fue que la instalé bastante cerca del marco de la puerta, lo que provocó que la puerta hiciese click con mucha fuerza. Esto fue bueno desde la perspectiva de la fuga de aire, en tanto que el burlete logró un buen sello, pero con el burlete presionado contra el pestillo, mis hijos no lograron abrir la puerta desde el exterior. Se encontraba bastante apretado. La solución a esto fue espantar un tanto el pestillo de la puerta. Vea abajo.

¿La puerta roza contra el suelo o el marco?

La primera cosa que hay que realizar es revisar si la puerta roza contra el suelo o el marco. Posiblemente el marco se haya movido o que la puerta haya absorbido humedad. Aun hay situaciones de puertas en las que el rozamiento únicamente se genera en los días que hay mucho más humedad. Reparar una puerta que roza contra el marco es parcialmente simple. No obstante, no es tan simple arreglarlo si roza contra el suelo. Si la puerta está rozando contra el marco, tenemos la posibilidad de utilizar tiza para detectar las áreas que precisan bajar y que están ocasionando el inconveniente.

El punto de fricción se puede encontrar de forma fácil. Acostumbra darse en la parte de abajo de la parte, si bien la causa asimismo puede estar en la parte de arriba. Para detectar el punto de fricción, desliza una hoja de papel entre la puerta y el piso hasta localizar el área a bajar, entonces marca los puntos que acotan la área de trabajo.

Deja un comentario