Cómo hacer un rosal de pie alto

Si bien pensemos que el rosal es únicamente una planta, es esencial saber ciertas características socias a su cultivo. Y sucede que, como otros arbustos, la clave del éxito de esta hortaliza está en sus raíces. Unas que necesitan una sucesión de cuidados tanto antes de plantar como después.

En el momento de obtener un rosal, debemos seleccionar un ejemplar sano y seleccionar el formato conveniente en el que se nos muestra la planta.

Qué géneros de rosales hay

No se conoce cuántos géneros de rosales hay en la actualidad, siempre y en todo momento hablamos de crear, de enseñar novedosas proposiciones con colores mucho más audaces y con injertos mucho más desafiantes, completados de espontaneidad. La invención del hombre dió como resultado la creación de sobra de 2 mil quinientas variedades de rosales.

En esta nota se tienen la posibilidad de clasificar siete tipos primordiales de rosales: los primeros son rosales en miniatura, que no sobrepasan los quince centímetros de altura.

Taxonomía y morfología de la rosa

Rosa trepadora

Las rosas forman parte a la familia de las rosáceas y su nombre científico es Rosa sp. Hoy en día hay mucho más de 30.000 especies, pero los primeros rosales eran muy dispares a este. No fue hasta el año 1800 que se creó el primer híbrido de té, llamado de este modo por el hecho de que el perfume era afín al de esta infusión.

Género de rosal y su poda

  • Rosal prominente: necesita una poda moderada.
  • Rosal miniatura: la poda debe ponerse un límite a la limpieza de ramas y flores secas. Eliminar 3 cm de la parte de arriba de las ramas le va a dar una aniquila regular.
  • Rosa trepadora: acortar las ramas tras la floración. En el final del invierno, poda las ramas que florecieron a lo largo de la temporada previo, dejando 5 yemas. Deja las ramas que no hayan terminado de florecer, puesto que florecerán en primavera.
  • Rosas arborescentes: Pode las rosas arborescentes el primer año como los híbridos de té. Radica en recortar todos y cada uno de los tallos que hayan florecido el año previo, dejando 5 yemas, dejando el corte solo 1 cm sobre las yemas. Pode los tallos que miran hacia afuera a fin de que no se crucen en el medio. En el segundo año, suprima las ramas enclenques o irregulares y las que medran en la copa. Las ramas sobrantes tienen que recortarse levemente para sostener la manera.

Los primordiales géneros de rosas

Rosas arborescentes. Se identifican por ser realmente ramificados y tener un porte arbustivo mucho más tupido. Ya que no medran altísimo, en la mayoría de los casos no mucho más de un metro, marchan realmente bien en macizos de flores.

Rosas trepadoras. Se distinguen por sus tallos largos y flores resistentes, precisan acompañamiento para su avance, con lo que se tienen que cultivar en una pared, barandilla, cerca, mirador o cualquier otra área que les deje enredarse y realizarse.

Deja un comentario