Cómo hacer una escalera para mi perro

Nada afirma mucho más sobre tu amor por tu mascota que estar acurrucado en tu cama por la mañana, no obstante, los perros pequeños en ocasiones tienen inconvenientes para saltar sobre el colchón y los perros mayores asimismo tienen la posibilidad de hallarlo bien difícil. Para contribuir a mucho más…

Ejercicio para educar a un perro a bajar escaleras

Aprendiendo a bajar: Por norma general crea mucho más ansiedad que subir, pues están en lo prominente de las escaleras tienen una visión que les deja denegar por temor a la prisa, razón por la que varios perros sencillamente se sientan allí y se niegan a bajar. Para eludir esta situación, es conveniente adiestrar no desde el comienzo de la escalera, sino más bien desde un peldaño en el final de exactamente la misma, a fin de que el perro perciba menos “riesgo”. El procedimiento es exactamente el mismo que para subir: atraerlos con premios y expresiones de cariño y aliento, y conforme el perro avanza y se siente seguro, acrecentar la distancia de descenso.

Es esencial efectuar este entrenamiento en sesiones cortas, sin forzarlo y utilizando los instantes en los que lo sentimos mucho más receptivo al estudio. En ciertos casos asistencia poner algún género de soporte físico con apariencia de «cabestrillo» que los sostenga (como una toalla cerca del cuerpo que controlemos, o arneses particulares) para aguantar los primeros movimientos de subida y bajada yendo a hacer más simple. abajo.

¿De qué forma realizar una escalera casera para perros?

Una escalera para perros es una excelente manera de ayudar a su amigo canino a subir y bajar de los muebles de su hogar sin dañar sus patas. La escalera para perros también le ayudará a mantener su perro seguro y saludable, ya que reducirá la posibilidad de lesiones en las articulaciones y ligamentos. Fabricar su propia escalera para perros es fácil, barato y requiere poco tiempo.

Paso 1: Recolecte los materiales. Necesitará algunos materiales para fabricar su escalera para perros. Necesitará 2 tablas de 2 por 4 pulgadas, de 4 a 6 pies de largo. También necesitará algunos tornillos de cabeza avellanada de 3 pulgadas, un martillo, una sierra de mano o una sierra circular y algunos tornillos de 3/4 pulgada para montar.

Paso 2: Corte las tablas de 2 por 4 pulgadas. Corte una de las tablas a la mitad para formar los peldaños. Debe tener al menos 4 peldaños para una escalera para perros pequeña. Si desea hacer una escalera para perros más grande, puede aumentar el número de peldaños.

Paso 3: Monte los peldaños. Coloque los peldaños de la escalera en la parte posterior de la escalera. Para hacer esto, simplemente coloque los peldaños de la escalera en la parte posterior de la escalera y fije los tornillos de 3/4 pulgada a través de la parte posterior de la escalera y en los peldaños.

Paso 4: Monte los soportes. Coloque los soportes en la parte inferior de la escalera de perros y fije los tornillos de cabeza avellanada de 3 pulgadas en los peldaños y soportes. Esto le dará a la escalera una mayor estabilidad.

Paso 5: Acabado. Para darle un acabado profesional, aplique algunas capas de laca o pintura al tablero de la escalera. Esto ayudará a proteger la escalera del clima y le dará un toque único.

Ahora que ha terminado de fabricar su propia escalera para perros, puede disfrutar de la comodidad de saber que su perro está seguro al subir y bajar de los muebles de su hogar.

Tipos de perros en las que es conveniente emplear las escaleras:

Todas y cada una de las etnias de perros tienen la posibilidad de ocasionar una fractura de la mascota al saltar una enorme altura, con lo que es conveniente emplear las escaleras.

Los perros pequeñísimos, como Yorkies o Chihuahuas, gracias a su pequeño tamaño, tienen la posibilidad de tener adversidades para subirse a las camas oa los muebles de la vivienda y se ven forzados a ofrecer saltos altísimos para subir y bajar.

Subirse a la cama o al sofá

Entre los hábitos mucho más arraigados de los perros es que tienen la posibilidad de subirse tanto a la cama como al sofá. En el momento en que nos encontramos allí vienen corriendo y, en ocasiones, aun en el momento en que no nos encontramos, saben que tienen un espacio en esa región. Pero lo que andas a puntito de llevar a cabo es una rutina que, como afirmábamos, no será buena para tu cuerpo. Conque pondremos una escalera para mostrarles el sendero preciso. Es verdad que no aprenden de un día para otro, pero con algo de paciencia lo hacen. En el momento en que se acostumbren, ¡solo utilizarán la escalera!

Deja un comentario