Cómo limpiar el horno con vapor de agua

Procedimiento de autolimpieza de un horno con vapor

Limpiar el horno es una tarea que puede parecer incómoda y desalentadora, especialmente si se ha acumulado una capa gruesa de grasa y suciedad. Afortunadamente, hay una manera mucho más fácil de limpiar el horno: con vapor de agua. Se trata de un método moderno y seguro de limpiar la suciedad sin productos químicos agresivos.

El vapor de agua es una solución ideal para limpiar el horno debido a sus propiedades antibacterianas naturales. El vapor se usa para generar vapor hirviendo que elimina la suciedad y la grasa sin dañar el interior del horno. Esto significa que no hay que preocuparse por dañar el acabado con productos químicos abrasivos.

La limpieza con vapor de agua es un proceso sencillo. Lo primero que hay que hacer es enchufar el dispositivo de limpieza con vapor y permitir que se caliente. Una vez que el dispositivo se ha calentado, hay que colocar un recipiente lleno de agua debajo del dispositivo. El dispositivo va a generar vapor de agua, que se debe dirigir hacia el interior del horno.

Una vez que el vapor se ha generado, hay que limpiar la superficie del horno con un paño húmedo. El vapor de agua eliminará la suciedad y la grasa, mientras que el paño húmedo recogerá los restos. Una vez que el horno se ha limpiado, hay que desenchufar el dispositivo de limpieza con vapor y dejar que el horno se seque completamente antes de volver a usarlo.

La limpieza con vapor de agua es un método eficaz para limpiar el horno de manera segura y eficaz. El vapor no solo elimina la suciedad y la grasa, sino que también es una solución ecológica para la limpieza del horno. Esto significa que no hay que preocuparse por el uso de productos químicos agresivos, lo que ayuda a mantener el horno limpio y saludable.

Segundo consejo para la limpieza de nuestro horno electrónico

Este procedimiento es muy aconsejable para emplear o para esos hornos de mesa que tienen una bandeja adentro en tanto que la mayor parte solo tienen una reja en los complementos tienen:

  1. La primera va a ser igual que en la previo: elaborar el vinagre, 3 unas partes de agua y parte de vinagre; o, si lo quieres, un vaso de vinagre y 2 de agua ardiente.
  2. Lo siguiente es prender el horno y ponerlo a 180 o 200°C, poner el vinagre y dejar accionar unos 25 a 30 minutos y calentar.
  3. Pasado exactamente el mismo tiempo, el vapor del vinagre va a haber desincrustado toda la mugre de las paredes del horno.
  4. Una vez aquí solo debemos buscar un paño seco o humectado con agua, pasarlo por las paredes del horno y confirmarnos de que se suprima todo el vapor que hay en torno a las paredes del horno.
  5. En este momento solo queda aguardar a que se seque completamente y listo. Disponemos nuestro horno como nuevo, libre de mugre o grasa antihigiénica.

Si el horno está muy sucio

En un caso así debemos llevar a cabo una pasta de bicarbonato, vinagre y agua. Para esto ponemos en un bol diez medidas de cuchara enormes de bicarbonato, 4 de agua ardiente y 3 de vinagre. El vinagre hay que añadir de a poco pues reaccionará con el bicarbonato de sodio y formará una espuma. Si está muy líquido, añada mucho más bicarbonato de sodio.

Una vez llevada a cabo la pasta, la extendemos en el horno, dejando mucho más en las ubicaciones donde hay mucho más mugre. Lo dejamos accionar de 3 a diez horas, en dependencia de lo sucia que esté. Pasado este tiempo, aclaramos con agua y como nuevo.

Deja un comentario