Cómo quitar el óxido de las bisagras

Las bisagras viejas acostumbran a estar fabricadas de latón o, por lo menos, de metal bronceado. Con la mayor parte de los modelos de metal, incluyendo el latón, las bisagras se oxidan transcurrido un tiempo, la gente las pintan y empiezan a marchar de forma menos eficaz. Si halla bisagras viejas en su hogar y quiere recuperarlas, tenga presente que ciertos limpiadores abrasivos quitarán el metal. Comprender de qué forma volver a poner las bisagras sostendrá la efectividad y va a aumentar el atrayente de la puerta. No obstante, o sea algo que observamos en aspecto ahora y para lo que precisarás un destornillador entre otros muchos artículos.

La primera cosa que debe llevar a cabo es aflojar las bisagras de la puerta o la tapa. Levante la puerta del marco y apóyela contra una pared. Almacena los tornillos y las bisagras en un envase para no perderlos.

Resultado final

La parte original se encontraba absolutamente cubierta de óxido y al suprimirla resurgió el metal. Si bien se puede observar que se ha oscurecido con la utilización y el paso de los años, ahora no posee ese color cobrizo rojizo que tenía antes. En la próxima imagen podéis ver de qué forma quedó el molinillo tras restaurarlo. Hallarás el punto por punto en este link).

¿De qué forma eliminar el óxido de una cremallera?

De qué forma adecentar bisagras oxidadas

  1. Con una lima o un cepillo, quita los restos de óxido de la bisagra.
  2. Adecentar con un producto comercial antioxidante o una solución casera.
  3. Colorear las bisagras con una cubierta de pintura antioxidante. Esto te dejará aislar el metal de la humedad ambiental y por el momento no se oxidará.

Prueba a restregar

Si ninguno de los métodos precedentes te marcha, o si el área oxidada es bastante grande, puedes procurar restregar el óxido. Esto se puede eliminar restregándolo, pero precisarás la asistencia de un raspador. Aquí es donde se regresa difícil, en tanto que la decisión del desguace cambia de una situación a otra. Intente no dañar sus cosas mucho más de lo que fué dañado por el óxido.

En ocasiones el óxido es tanto que es imposible remover con la utilización de raspadores suaves, como papel de lima. Para resguardar sus pertenencias de los resultados consecutivos de frotar algo como un destornillador, puede emplear el próximo tutorial para asegurarse de liberarse del óxido y resguardar sus pertenencias al tiempo.

Deja un comentario