Cómo restaurar una caja de madera antigua

Nos chifla trabajar en el taller con piezas con algo de historia y dueños cautivadores. Tal es la situacion de este arcón o caja elaborado en madera de cedro, con patas torneadas y molduras de caoba tallada. Es una caja para almacenar el ajuar, realmente bien efectuada con datos ornamentales de enorme calidad. seguramente de 1900 y de elaboración local, que viene de una vieja casa del norte de la isla de Tenerife. Su dueño lo adora por el hecho de que es un recuerdo de su madre con una bella historia familiar.

Conque nos hayamos puesto manos a la obra para ofrecerle una exclusiva vida a este cautivador mueble.

diez ideas para volver a poner madera

Reformar un mueble de madera no es tan difícil como crees. Solo precisas algo de tiempo, imaginación y ganas. Te exponemos ciertas proposiciones para adecentar la cara de ese mueble experimentado en tu hogar. ¡Vas a ver qué cambio!

En un caso así hay tres conchas ubicadas en el del costado de la bandeja. ¡El resultado es un mueble mucho más fresco y veraniego!

Adornar cajas de madera para realizar un portarrollos

DesignSponge

LIJAMOS LA CAJA DE MADERA PARA MEJORAR EL ACABADO

Puedes emplear una lijadora eléctrica o asimismo puedes lijarla a mano. Para un mejor acabado, empieze con un papel de lima mucho más abultado y trabaje hacia abajo hasta conseguir el resultado esperado.

Si deseas barnizar, precisas un mejor acabado pues las deficiencias son mucho más perceptibles. Por consiguiente, si la caja de madera es muy vieja, es preferible colorear que barnizar.

Barniz

Este paso es un requisito tanto para el envío a hogar para el que se consigue en tienda. Se necesita almacenaje o entrada técnica para hacer concretes de usuario para mandar avisos o seguir al usuario en un portal de Internet o en múltiples websites con objetivos de marketing relacionados. Almacenaje o ingreso técnico empleado de forma exclusiva para objetivos estadísticos anónimos.

Aplicamos cola de carpintero en las superficies a juntar, ubicamos el tubo y fijamos la pata. En este momento que el producto está ya listo, llenamos la jeringa y también ingresamos la resina en los orificios del mueble, con el propósito de remarcar la composición. Pasado el tiempo que tarda el líquido en llevar a cabo su trabajo, retiramos el plástico y diluimos la resina con acetona. Esta labor, aparte de adecentar la área, nos deja abrir los poros de la madera. En nuestro caso, como está absolutamente carcomido entre las patas delanteras del escritorio, vamos a cortarlo con una sierra de costillas.

Deja un comentario