Cómo sacar un esqueje de una planta

Tras la trilogía de plantas por cuentos, y como la primavera se presta bastante a charlar de este tema, el día de hoy deseo contaros de qué forma puedo reproducir plantas por esquejes. Todo cuanto vas a ver es autoaprendizaje. Deseo decir, no he leído ningún libro ni he visto ningún vídeo. Soy autodidacta en este asunto y por este motivo es posible que no sea técnico en la manera en que lo explico. Pero lo esencial es que llevo un año practicándolo y he conseguido bastantes descendientes de mis plantas.

Cuándo hacer esquejes: un aspecto crucial

Si bien se estima que cualquier temporada del año funciona bien para llevar a cabo esquejes, no es de esta forma. Para enraizar bien, estas plantas precisan temperaturas suaves y cierto nivel de humedad. Un aspecto, este último, primordial puesto que solo merced a ello van a poder producir raíces sin deshidratarse.

Además de esto, hay que tener en consideración que es indispensable efectuar esquejes a lo largo del periodo de tiempo de desarrollo vegetativo. Explotar este período natural de la planta nos deja animar a la planta a medrar y producir novedosas hojas o raíces sencillamente.

¿Qué precisas?

Sospecho que tienes un concepto clara de la planta de la que deseas sacar esquejes y de ahí que lees este producto, conque voy a ir al grano.

O sea lo que precisará. Esto es conveniente, si bien asimismo voy a comentar otras elecciones ahora:

Enraizar el esqueje

Disponemos 3 opciones para enraizar nuestros esquejes (siempre y en todo momento en dependencia de la planta que cortemos). Se puede realizar en la mitad de la tierra, en un ámbito mucho más controlado como una maceta o, en casos puntuales, en agua. ¡Observemos todos estos métodos!

De qué manera llevar a cabo clones o esquejes de cannabis

Como vas a ver ahora, el desarrollo de clonación es simple y veloz, especialmente cuando se ha conseguido algo de práctica. Ten en cuenta que comenzamos con todo el instrumental muy limpio para eludir infecciones en nuestros clones. ¡Pongámonos a trabajar!

El paso inicial es recortar los esquejes de la planta madre. Predominantemente se emplearán únicamente las yemas o puntas apicales; Intentamos que por lo menos un nudo del esqueje -de su parte de abajo- quede sepultado cuando hayamos plantado el esqueje (en consecuencia hemos quitado el cogollo y las hojas con el bisturí o la tijera). Entonces cortamos las puntas de las hojas para eludir que se deshidraten y las dejamos en un envase con agua corriente.

Deja un comentario