Cómo se echa el salfumán a la piscina

¿Cómo usar salfumán para la piscina?

El salto hacia la piscina con salfumán es una práctica tradicional en muchas partes del mundo. Se trata de una divertida forma de salir del calor sofocante del día, refrescarse y divertirse. El salto con salfumán consiste en lanzar un salfumán de una altura considerable, con la esperanza de que el paracaídas se despliegue adecuadamente y garantice una aterrizaje suave y seguro en el agua.

Para realizar correctamente este salto hay que tener ciertos conocimientos previos. Primero, es importante tener un salfumán de buena calidad. Esto significa que el paracaídas debe estar en buen estado, tener los hilos sujetos y una buena tela para soportar el peso del saltador. También es importante que el tamaño del paracaídas sea adecuado para el tamaño de la persona que lo está usando.

Una vez que se tenga el equipo adecuado, el siguiente paso es encontrar la piscina adecuada. Debe ser lo suficientemente profunda para garantizar una aterrizaje seguro y para evitar lesiones. Una piscina con una profundidad de al menos 1,5 metros es la recomendación para esta actividad.

El lugar desde donde se hará el salto también es importante. Si se está saltando desde una altura considerable, como una azotea, entonces es recomendable que haya una persona que se quede abajo para verificar que la persona que salta llegue a la piscina sin problemas.

Una vez que todas estas condiciones se cumplan, es hora de realizar el salto. Esto se hace colocando el salfumán en el suelo, abriéndolo y conectando los arneses. Luego, el saltador comienza a subir a la altura deseada, se asegura de que los hilos del paracaídas estén bien asegurados y luego salta.

En el aire, el saltador debe estar en una posición cómoda, con los brazos extendidos para ayudar a desplegar el paracaídas por completo. Cuando el paracaídas se despliegue completamente, el saltador debe ajustar la dirección para que aterrice en la piscina.

Una vez que el saltador llegue a la piscina, es importante recordar siempre, que no se debe saltar directamente al agua, ya que esto puede provocar lesiones. En su lugar, se debe intentar tocar la superficie del agua con los pies primero.

Después de completar el salto con salfumán, siempre es importante desarmar el equipo para asegurarse de que esté en buen estado y listo para el próximo salto. De esta forma, se puede disfrutar de esta actividad segura y divertida todas las veces que se desee.

Los valores estándar hasta el día de hoy son:

  • Cloro libre: 0,5 – 2,0 mg/l.
  • Cloro mezclado: menos de 0,6 mg/l.
  • Cloro total: máximo 2,6 mg/l.
  • PH: entre 7,2 y 8,0.

Si el pH prosigue bajo, añade algo de sosa corrosiva, pero con bastante precaución; La soda es un producto muy cáustico, jamás la utilice sobre los cien gramos por 10m3 de agua. Esto deja que el pH del agua sea de 0,1. Prolonga la soda por toda la área de la piscina, comenzando por la parte mucho más profunda y cerciórate de que la bomba de agua esté andando adecuadamente en ese instante a fin de que se distribuya bien por todo el agua. Espere cerca de una hora y si el pH prosigue bajo añada un tanto mucho más, siempre y en todo momento de a poco, eludiendo proporciones excesivas del producto puesto que es tóxico.

¿Por qué razón eludir el floculante?

Asimismo tienes que meditar que el floculante es un aglutinante, que las partículas de mugre que flotan en el agua se pegan y forman partículas que caen en el fondo de la piscina, realizando el agua mucho más transparente.

Con una sobredosis de floculante en una piscina, se corre el peligro de que la arena del filtro se apelmace, petrifique y deba romperse con el encontronazo.

Deja un comentario