En qué luna se podan las parras

Tras la vendimia, llega el instante de podar las parras, labor que puede conducir múltiples meses.

Por norma general, el periodo mucho más conveniente es el de reposo de la planta, entre la caída de las hojas, precisamente en el mes de noviembre, y la aparición de los botones, a inicios de la primavera. Y siempre y en todo momento hay que llevar a cabo en el periodo de reposo de los cogollos dormidos.

Consideraciones a tener en consideración en el momento de la poda

Eludir días con niebla, lluvia o humedad relativa alta. La mayor parte de anomalías de la salud de la madera (sí, de la vid…) se emiten por medio de las lesiones de poda. Los días de alta humedad relativa benefician la entrada de hongos de la madera mediante las lesiones de poda.

Sal de los vales y zonas mucho más profundas, que tienden a ser las ubicaciones mucho más frías, antes que concluya el invierno. De esta manera tenemos la posibilidad de ralentizar la germinación y eludir heladas en estas zonas.

¿Cuándo podar las parras?

Tras la vendimia y en el momento en que llegan los primeros fríos, labradores y viticultores comienzan a preguntarse cuál es el más destacable instante para podar la vid. Por norma general, exactamente la misma regla se aplica a la mayor parte de las plantas y arbustos, la vid debe podarse en el momento en que está en reposo vegetativo. La planta debe guardar suficientes nutrientes. Si empieza a podar temprano, la planta puede debilitarse y perder energía.

Si la vid se poda antes que la planta entre en latencia, el debilitamiento va a hacer que brote después y con menos vigor.

De qué manera podar una vid novedosa o joven: poda de práctica

La poda de entrenamiento, como comentamos previamente, se efectúa a lo largo de los primeros 3 o 4 años de vida de una vid y en general en invierno y en primavera. De entrada, la primera poda debe hacerse el primer invierno tras haber plantado la vid, si bien la vid puede ser bastante pequeña y va a haber que aguardar hasta el año siguiente.

Estas primeras podas determinan la manera y género de planta que puede cambiar en dependencia del tiempo de la zona o del género de pluralidad o clase.

Luna llena

En esta etapa la luz de la luna prosigue incrementando y hay poco avance de raíces, pero bastante avance de hojas.

Las plantas tienen una mayor cantidad y movimiento de agua y savia desde el interior. En la situación de propagación por estacas y esquejes (trozos de tallo) usados para la propagación vegetativa, no es aconsejable cortarlos en esta etapa, pues poseen mucha agua, las hormonas que fomentan el enraizamiento (auxinas) van a estar realmente bien diluido y no fomentará la excreción de raíces. Además de esto, el agua atrapada en los postes tenderá a salir, ocasionando un veloz secado.

Deja un comentario