Mi piscina pierde agua por el desagüe

En el momento en que apreciamos que nuestra piscina pierde agua, en general entramos en pavor y no entendemos qué realizar. Lo cierto es que la búsqueda del inconveniente no es tan dificultosa… La primera cosa que debemos llevar a cabo es poner el agua próximo. Justo después marcamos el nivel del agua con un rotulador. Cerramos las tres válvulas de bola que entran en el motor, o sea, el skimmer, la boca de aspiración y el envase de obtenida. Así mismo, si el inconveniente está en la tubería, el agua solo va a salir por la fuga de esa tubería.

Por la mañana siguiente verificamos si el agua ha descendido bajo nuestra marca. Si no es de esta forma es pues el agua no la perdemos por el vaso, sino más bien por la tubería. Si ha caído bajo la marca de nuestro marcador, deberá aguardar todos y cada uno de los días hasta el momento en que deje de caer para saber qué tan alta es la fuga.

Advertir primero una fuga de agua

El primer rastro de que contamos una fuga de agua en la piscina es la bajada del nivel del agua. Para calcularlo hay que tomar en consideración la región donde está la piscina, en tanto que en una localización mucho más cálida hay una pérdida de 2-3 cm. una semana es habitual.

Una vez confirmada la fuga, lo siguiente es entender dónde se encuentra la fuga. Si la fuga es en el vaso de la piscina, hay compañías preparadas que tienen la posibilidad de repararla sin vaciar el agua, pero GSC es una compañía que se destaca en arreglar fugas en el circuito de cañerías. Además de esto, los más difíciles de hallar y reparar.

¿De qué forma destapar el desagüe de la piscina?

Con una manguera de riego conectamos al desagüe a través de un accesorio particular para esto. Cualquier tienda de piscinas puede guiarte. Con la manguera ahora en el tubo de desagüe, abre el grifo hasta el desenlace; La presión del agua va a poder remover los desechos que ocasionan la obstrucción.

Por norma general, una piscina puede perder entre 2 y 3 cm de agua a la semana gracias a las condiciones climáticas (evaporación), al empleo o al propio sistema de depuración.

Revise todo el aparato esmeradamente. Si tienes la mucho más mínima sospecha de que hay una fuga, primero tienes que ver el filtro, la bomba, las cañerías, las válvulas… para esto, prende la depuradora.

Hay tres ocasiones probables:

Sellado de desagües

Estos elementos están en incesante contacto con el agua y tienen que aguantar los movimientos y dilataciones que se generan al vaciar las piscinas. Esto causa que el sellado de los desagües se deteriore de a poco, o se afloje por la dilatación entre los distintos materiales (comúnmente PVC u hormigón), ocasionando fugas.

Se generan por el encontronazo de alguna basura que se marcha por el desagüe. Es muy habitual que se suelten las baldosas de las piscinas, que al bajar el desagüe apalean el codo del bajante de PVC y se agrietan, ocasionando infiltraciones a la piscina.

Deja un comentario