Normas de instalar cocina de gas natural

Este es quizás el estándar menos popular de las condiciones establecidas en el reglamento, Real Decreto 919/2006. Este punto procura conocer que en el caso de fuga de gas no llega la mezcla adecuada con el aire. No debemos olvidar que el gas es un factor explosivo mezclado con el aire en ciertas proporciones. Es realmente difícil prender el gas si está en proporciones fuera del rango de volumen mínimo. Por poner un ejemplo: supongamos una cocina industrial con cien kW de capacidad instalada en estufas, planchas, freidoras y otros electrodomésticos, entonces el volumen mínimo ha de ser 8 menos, esto es 92 metros cúbicos.

Para medir este volumen mínimo hay que tomar en consideración la altura de la habitación y donde acaba. Varios sitios de comidas tienen enormes aberturas que conectan la cocina con el comedor, lo que quiere decir que, a efectos legales, cualquier cosa puede considerarse una cocina.

Virtudes de las placas de gas

Las placas de gas tienen ciertas virtudes sobre las eléctricas. Se calientan mucho más veloz y asimismo tienden a ahorrar energía, puesto que el gas tiende a ser mucho más económico que la electricidad.

Esta es la manera mucho más correcta de cocinar al ‘estilo clásico’, puesto que el fuego de las placas de gas deja cocinar con toda clase de utensilios: ollas de barro, ollas de hierro derretido, sartenes, etcétera. . .

Tubería de gas tras la estufa

Habitamos un país que se encara todo el tiempo a la carencia de confiabilidad con los distribuidores de energía, un fenómeno que llevó a varios sudafricanos a confiar en las estufas de gas en vez de sus contrapartes eléctricas.

No obstante, bastante gente aún no tienen idea qué estándares tienen que cumplir tratándose de instalaciones de gas en sus hogares. Estos estándares hay para contribuir a impedir accidentes relacionados con el gas y los expertos y dueños siempre y en todo momento tienen que proseguirlos al disponer entidades de gas.

Índice de Wobbe

La regla UNE EN 437 clasifica los gases comburentes en tres familias en función de su índice de Wobbe. El índice de Wobbe de un gas comburente es el cociente entre su PCS y la raíz cuadrada de su consistencia relativa, expresado en entidades de PCS:

  • 1ª Familia; Gases comburentes con bajo índice de Wobbe 22,4 – 24,8 MJ/m³ (s) o 5.350 – 5.925 kcal/m³ (s)
  • 2ª familia; Gases comburentes con un índice Wobbe medio de 39,1 – 54,7 MJ/m³ (s) o 9.340 – 13.065 kcal/m³ (s), como el gas natural y el aire propano de prominente poder calorífico
  • 3ª Familia; Gases comburentes con un prominente índice de Wobbe 72,9 – 87,3 MJ/m³ (s) o 17.400 – 20.850 kcal/m³ (s), como el gas licuefactado de petróleo (GLP), o sea, butano y propano comerciales

Deja un comentario