Plato de ducha rajado lo cubre el seguro

Si lees con atención una póliza de seguro, apreciarás que en todo instante se hablan de daños, esto no es al azar, en tanto que a fin de que la compañía empresa aseguradora acepte los daños merced a la cobertura de daños, primero debe existir provocado el daño.

O sea, si por poner un ejemplo se nos traba el fregadero y llamamos a la aseguradora, la primera cosa que nos van a preguntar es si ese atasco ha provocado algún daño. Si no hay causa, el seguro no se va a hacer cargo de la reparación, a menos que tengamos un servicio contratado que integre, por servirnos de un ejemplo, el traslado de un profesional a tu residencia para guiarte a salir de los atascos.

Ejemplo real: Tubería rota en el lavatorio

Un asegurado llama al servicio de urgencias 24 h para reportar que a su mujer se le cayó una botella de colonia en el baño y se rompieron las cañerías que estaban fabricadas en el fregadero:

– Lo siento señor, esto no está cubierto por su póliza en tanto que se considera estafa.

¿Qué daños por agua cubre el seguro?

Lo primero a tomar en consideración es que esta cobertura cubre los daños materiales directos ocasionados ​​por el agua si son ocasionados ​​por:

  • Derrame accidental y fortuito provocado por olvido en cerrar el grifo (como siempre y cuando no duren mucho más de 72 horas), separación o desbordamiento de cañerías, tanques o tuberías del edificio.
  • Daños ocasionados ​​por infiltraciones de agua mediante cubiertas, en el momento en que no sea por carecer de cuidado
  • Daños ocasionados ​​por heladas en las cañerías ocasionando su rotura.
  • Costos causados por la resolución de inconvenientes.

¿Qué daños por agua cubre el seguro?

Lo primero a tomar en consideración es que esta cobertura cubre los daños materiales directos ocasionados ​​por el agua si son ocasionados ​​por:

  • Derrame accidental y fortuito provocado por olvido en cerrar el grifo (como siempre y cuando no duren mucho más de 72 horas), separación o desbordamiento de cañerías, tanques o tuberías del edificio.
  • Daños ocasionados ​​por infiltraciones de agua mediante cubiertas, en el momento en que no sea por carecer de cuidado
  • Daños ocasionados ​​por heladas en las cañerías ocasionando su rotura.
  • Costos causados por la resolución de inconvenientes.

Que no tiende a estar cubierto por los seguros de hogar.

Ciertos productos del hogar no están cubiertos por el seguro para hogar. Las rupturas o accidentes por los que su empresa de seguros normalmente no es responsable tienen dentro marcos de ventanas, molduras, cristalería y platos, lámparas incandescentes o fluorescentes, pantallas de PC y televisión, anteojos, microscopios o telescopios. Tampoco tienen dentro daños como rayones o rozaduras. Esto es, todos esos complementos extraños a la composición de la vivienda que no son indispensables. Se debe tener precaución y anticiparse a probables accidentes, en especial con los aparatos eléctricos mucho más peligrosos.

Una póliza de hogar resguarda la vivienda y su contenido contra la ocurrencia de múltiples peligros descritos en la póliza; proporciona cobertura básica de incendio, terremoto, hurto, explosión y daños por agua, entre otras muchas cosas.

Deja un comentario