¿Que se pinta primero las puertas o las paredes?

Otro fallo al colorear en el hogar sucede en el momento en que nos agrada un color, tendemos a conmovernos y se pasa de la raya. Es positivo que siempre y en todo momento haya ciertas zonas en un color neutro a fin de que nuestra mirada duerma bien y haya un efecto de contraste. El abuso de un color puede ocasionar saturación y fatiga visual. Asimismo es esencial que el paso de una estancia a otra no sea un cambio brusco de color, sino permanezca una armonía entre ellas. No debemos olvidar que el color puede mudar nuestra percepción del espacio. Las paredes en tonos intensos o con estampados muy marcados tienen el efecto de arrimar y resaltar. Primero piensa si este es el efecto que buscas para esa pared.

Una regla simple de utilizar, y muy usada en decoración, es la regla 60-30-diez, consistente en seleccionar un color dominante (60%), un color secundario (30%) y un color final (diez%) o «acento» que vamos a usar en los complementos o como pequeños tonos de color. El color primario atrae la mirada y centra nuestra atención, el color secundario añade interés para romper la monocromía y al final el color final resalta sobre los 2 precedentes y crea interés para hacer un ámbito con carácter y personalidad. ¡No poseas temor de emplear color!

Índice
  1. Herramientas para colorear el techo
  2. Paso 5: Los Pisos en el final
  3. Elaborar la pared para colorear a través de limado

Herramientas para colorear el techo

Para hacer más simple la pintura de su techo, precisará las próximas herramientas:

  • Escalera.
  • Pintura acrílica vinílica.
  • Rodillo con mango largo.
  • Bandeja.
  • Cepillo.
  • Cinta adhesiva.
  • Plástico para resguardar muebles y suelos.

Paso 5: Los Pisos en el final

Los pisos, o pisos, han de ser la última área a colorear, para lo que se quita todo de la cámara y efectuar el régimen superficial pertinente.

Elaborar la pared para colorear a través de limado

El limado es primordial en el momento en que rellenamos huecos, pero asimismo lo es en el momento en que la pared muestra deficiencias o desconchones. Puedes rasparlo con una espátula ancha para limar las ubicaciones mucho más dañadas y acabar con un óptimo limado a fin de que quede absolutamente parejo. Tener particular precaución al utilizar la espátula en tanto que no tenemos ganas dañar la pared. Al final, limpie con un paño húmedo para remover todo el polvo y deje que la pared se seque absolutamente.

Frecuentemente se tienen la posibilidad de conformar huecos entre los zócalos o cornisas (si los contamos) y la pared, más que nada tratándose de distintas materiales que se contraen y dilatan de diferente forma. Antes de colorear, corrija estos defectos inferiores con masilla. En esos casos te aconsejamos emplear masilla en cartucho con pistola y recortar la punta en un ángulo lo mucho más pequeño viable a fin de que consigas llegar a todos y cada uno de los rincones y fisuras. Trabaje de a poco a fin de que tras la app logre aplanar el relleno con un paño húmedo y los dedos antes que esté absolutamente seco. Este pequeño truco provoca que el acabado no se note.

​Pintamos la pared de un lado de la ventana:

​Al colorear la pared a la vera de la ventana, observamos que una sección esencial de la luz que entra por la ventana cae de manera directa sobre ella, tal es así que hay buenísima iluminación en al menos una tercer parte de la longitud de esa pared. El color que escogemos para colorear esa habitación se va a ver aproximadamente igual que el color que escogemos por el hecho de que está bien iluminado y eso es un aspecto a nuestro favor por el hecho de que tenemos la posibilidad de imaginar mejor de qué manera acabará el efecto final.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir