Qué pasa si le echo lejía a la piscina

¿Puedo usar lejía en mi piscina?

Esta pregunta es una de las más frecuentes entre los propietarios de piscinas, sobre todo si tienen una piscina de hormigón. La lejía es un desinfectante muy común utilizado para desinfectar el agua de una piscina, pero hay algunas cosas que hay que tener en cuenta antes de usarla.

La lejía se puede usar de manera segura en una piscina de hormigón, pero hay algunas cosas que hay que tener en cuenta. La primera es que la lejía puede ser corrosiva para el hormigón. Si se usa demasiada lejía, puede dañar el hormigón, provocar grietas y dañar el revestimiento de la piscina. También es importante tener en cuenta que la lejía puede ser tóxica para los humanos y los animales, por lo que se debe usar con precaución.

Si se usa la lejía correctamente, puede ser una herramienta eficaz para desinfectar la piscina. Se debe agregar la lejía a la piscina de acuerdo con las instrucciones del fabricante y se recomienda usar un test de cloro para asegurarse de que la cantidad de lejía es segura.

En resumen, la lejía puede usarse de forma segura en una piscina de hormigón siempre y cuando se sigan los pasos adecuados. Sin embargo, hay que tener cuidado para no usar demasiada lejía o se pueden causar daños a la piscina y a la salud de los usuarios.

De qué manera protegernos del cloro en la piscina

La primera cosa que debemos llevar a cabo es impedir daños ANTES de la exposición al cloro siguiendo unos fáciles consejos que tenemos la posibilidad de poner en práctica de manera rápida:

  • Dúchate antes de sumergirte en el agua de la piscina. Si deseas eludir que tu piel se irrite mucho más de lo preciso por el cloro, primero dúchate en la ducha. Evitas que el sudor y otros agentes externos se mezclen con este químico, eludiendo que tu piel se seque y se dañe mucho más seriamente.
  • Mantén la piel hidratada. Utilice cremas que hidratan todos los días y tome por lo menos 2 litros de agua cada día. Si no deseas que tu piel se reseque bastante por el cloro, tienes que continuar esto literalmente.
  • Resguarda pelo, ojos y oídos. Más allá de que es imposible sobreproteger la piel, hay que resguardar el pelo de esta substancia y órganos sensibles como los ojos y los oídos. ¡Es para agradecer!
  • Jamás olvides la crema del sol antes de ingresar a la piscina. Si a la sequedad del cloro le sumas la quemadura de los rayos UVA, tu piel se reseca e inclusive tienen la posibilidad de manifestarse máculas no deseadas.

¿Existe alguna piel más sensible a los efectos del cloro?

Sí, la gente con piel atópica son mucho más sensibles a los efectos del cloro. Y sucede que causan un cambio en la barrera cutánea. Esto hace una pérdida de agua mediante la epidermis, haciéndola mucho más seca y mucho más sensible a la penetración de substancias que causan irritaciones en la piel.

La gente con psoriasis asimismo tienen la posibilidad de ver la piel seca o irritada tras la exposición al agua de la piscina. Si bien en menor medida que la piel atópica. La exposición al sol y sencillamente vacacionar en un ámbito relajante, como la playa o la piscina, asisten a supervisar los brotes de psoriasis.

Deja un comentario