Quitar plato de ducha y poner azulejos

Tutorial para quitar el plato de ducha y poner azulejos

Cambiar el plato de ducha y los azulejos es una tarea común para los propietarios de viviendas. Esto implica la eliminación del antiguo plato de ducha y la instalación de los nuevos azulejos. Si bien esto puede parecer un trabajo complicado, con los pasos adecuados, se puede lograr un resultado satisfactorio.

Primero, debe preparar la superficie para asegurar que los nuevos azulejos se adhieran adecuadamente. Esto significa eliminar el plato de ducha existente. Utilice un martillo o un destornillador para quitar los tornillos y empuje hacia abajo hasta que caiga. Si hay alguna parte pegada a la superficie, use una espátula para despegarla.

Una vez que el plato de ducha esté fuera, limpie la superficie con una esponja y un detergente suave. Esto eliminará la suciedad y la grasa acumuladas. Luego, use una lija para suavizar la superficie y eliminar los restos de pegamento.

Ahora es el momento de instalar los nuevos azulejos. Coloque el primer azulejo en la esquina más alejada de la puerta. Use una regla para asegurarse de que esté nivelado. Si no, use una espátula para nivelarlo.

Ahora, coloque los demás azulejos alrededor del primero de la misma manera. Asegúrese de dejar un hueco del tamaño aproximado de una línea entre cada azulejo. Esto le permitirá usar una masilla para sellar los azulejos una vez que estén colocados.

Una vez que todos los azulejos estén colocados correctamente, use una esponja húmeda para limpiar la superficie y eliminar los residuos. Luego, mezcle la masilla de acuerdo con las instrucciones del fabricante y aplíquela en los huecos entre los azulejos.

Finalmente, deje secar la masilla durante unas horas. Una vez seca, use una lija para suavizar los bordes de los azulejos. Y eso es todo; ahora tienes una bañera o ducha con los nuevos azulejos.

Qué herramientas se necesitan para quitar un plato de ducha

Cambiar un plato de ducha puede ser una tarea desalentadora, especialmente si no está seguro de qué herramientas usar. Si cambia por primera vez un plato de ducha, hay algunos consejos y herramientas que necesitará para terminar el trabajo.

En primer lugar, antes de comenzar a desmontar el plato de ducha, primero debe asegurarse de que la energía y el agua estén desconectados. Esto evitará accidentes y daños.

Una vez que se haya asegurado de que la electricidad y el agua estén apagadas, el siguiente paso es recopilar las herramientas adecuadas. Necesitará algunas herramientas específicas para desmontar el plato de ducha, como un destornillador Phillips, una llave inglesa, una cinta de aislamiento y un martillo. Si el plato de ducha está sellado con un sellador en lugar de pernos, también necesitará un cuchillo de espátula para quitar el sellador.

Una vez que tenga todas las herramientas necesarias, el siguiente paso es desmontar el plato de ducha. Esto implica desenroscar los pernos del plato de ducha y quitar el sellador. Una vez que se haya quitado el plato de ducha, puede limpiar el área con una solución de agua y detergente y volver a colocar el nuevo plato de ducha.

Para asegurarse de que el plato de ducha se coloque correctamente, también necesitará algunos materiales adicionales. Estos incluyen una espuma de sellado, una espátula, una cinta de aislamiento, una cinta adhesiva y una manguera de drenaje. Todos estos materiales le ayudarán a asegurar el plato de ducha de manera segura y evitar fugas.

Es importante tener en cuenta que el cambio de un plato de ducha no es una tarea fácil, por lo que debe tener en cuenta los consejos anteriores sobre qué herramientas necesitará para terminar el trabajo. Si sigue los pasos anteriores, puede estar seguro de que el trabajo se hará correctamente y se disfrutará de un nuevo plato de ducha.

Platos de ducha: dale estilo a tu baño

Los platos de ducha asimismo tienen bastante que prestar en lo que se refiere a estilo, hay una extensa variedad de estilos y diseños en el mercado, con lo que es simple conseguir un plato de ducha que se amolda a tus deseos y pretensiones. Además de esto, escogiendo un plato de ducha en vez de una bañera, vas a poder explotar al límite el espacio libre en tu baño. Los platos de ducha son mucho más sólidos que las bañeras y por este motivo son especiales para baños pequeños o tiene espacio con limite tener espacio

Si piensas en mudar tu bañera por un plato de ducha, es esencial que investigues intensamente antes de tomar una resolución. Considere causantes como el tamaño y la manera de su baño, tal como sus pretensiones y opciones personales. Asimismo es esencial rememorar que mudar de una bañera a un plato de ducha puede ser un emprendimiento de renovación bastante caro, con lo que es esencial que estimes tu presupuesto y compares distintas opciones antes de tomar una resolución.

Eliminar la bañera

Este puede ser el paso mucho más cansador y entretenido para reemplazar una bañera por un plato de ducha: ¡muerde! Como es natural, entendemos que las nalgadas tienen la posibilidad de ser algo relajante, pero no vayas bastante lejos. Golpea los azulejos que cubren tu bañera con un martillo y un cincel. Descubrirá que es mucho más simple llevarlo a cabo cerca de los bordes donde está la lechada.

Asimismo vas a deber eliminar el ladrillo que cubre la bañera y las tejas que quedan sobre los antepechos a fin de que sea mucho más simple de eliminar. Una vez suelto, puedes llevarlo a tu punto de obtenida.

Colorear los azulejos

El próximo paso fue colorear el viejo revestimiento con un esmalte particular para azulejos. Para esto, limpiamos toda la área con alcohol de combustión y protegimos lo que no deseábamos ensuciar con cinta adhesiva y cartón.

La próxima guía punto por punto para colorear azulejos da una descripción descriptiva y consejos basados ​​en mi experiencia.

Deja un comentario